La historia de Samantha – Programa Pequeño Empresario y líder de su comunidad

0
  • samanatha-001-640x426
  • samanatha-002-640x426
  • samanatha-003-640x426
  • samanatha-004-640x426

Hoy soy una mejor persona en todo sentido, porque hice uso de la oportunidad que me dió la Fundación. Soy un ejemplo de las cosas que le pueden pasar a gente como nosotros. – Samantha Rajapakshe | Líder de su Comunidad

Samantha Rajapakshe, de Pahalalanda en el distrito de Monaragala, es un ex soldado del Ejército. Él abandonó su profesión para pasar a la vida criminal, y fue encarcelado durante algunos años debido a sus actos. Cuando fue liberado de la prisión, fue condenado por la sociedad, y considerado por muchos como una amenaza. Había muy pocas oportunidades disponibles para embarcarse en una nueva vida. Su vida cambió para mejor cuando fue elegido como beneficiario para el Programa Pequeño Empresario Dilmah. Con el apoyo de la Fundación compró una máquina de coser y una máquina overlock, y así Samantha se embarcó en un cambio para su vida y para su destino. Se convirtió en el sastre del pueblo, y recibió su primera gran oportunidad cuando la unidad de las Fuerzas de Defensa Civil en la zona le pidió una gran remesa de uniformes en un corto período de tiempo. Sin dejarse intimidar por la tarea, Samantha se dispuso a trabajar, mañana y noche para cumplir con su tarea.

Hoy Samantha no es sólo el sastre del pueblo, es el líder de su comunidad que, junto con la Fundación, ha establecido un sistema de riego para una plantación de naranja y piña donde proporciona nuevas oportunidades de vida a más de 50 familias de la zona. Antes de la Fundación interviniera, los aldeanos tenian que caminar kilómetros para conseguir agua potable para sus actividades diarias en tiempos de sequía. Su desarrollo se limitaba a lo que podían plantar en sus huertos familiares, con los recursos limitados de agua que tenían.

El Gami Aruna – o proyecto “aldea despertar” – ya ha dado sus frutos con la primera cosecha de la piña que se está llevando a cabo en 2012. Samantha no sólo se ha instruido a sí mismo con el apoyo de la Fundación, sino que también ha logrado capacitar a otros en su comunidad. Él ahora está felizmente casado con una chica de su pueblo y es el padre de una niña. Un verdadero ejemplo de “Cambiando vidas ‘.

En su intervención en un acto celebrado en la sede de la prisión Welikada, donde al último grupo de presos en libertad condicional se les presentó el programa, en marzo de 2013, comentó: ”Hoy soy una mejor persona en todo sentido, porque hice uso de la oportunidad que me dió la Fundación. Soy un ejemplo de las cosas que le pueden pasar a gente como nosotros”.

Jorge Hirmas 2560, Renca, Santiago de Chile

+562 24834400

dilmah@dilmahlatam.com